Coaching y PNL

El coaching es un proceso de entrenamiento personalizado y confidencial que llevas a cabo con un coach (entrenador). El proceso de coaching te ayudará a cubrir la distancia existente entre lo que eres ahora y lo que deseas ser en un futuro.

El coaching establece una relación entre el coachee (cliente) y el coach para que el primero descubra y acepte qué es lo mejor de sí mismo. En ese camino de despertar de conciencia, el coach ayudará al coachee a ir más allá de los límites que se ha autoimpuesto y podrá explorar todo su potencial.

La palabra coaching procede etimológicamente de “coach” que significa “coche”. En la actualidad, se tiende a dar al coaching el sentido de entrenamiento, pero el concepto es mucho más ambicioso. Por ese motivo, nos vemos obligados a seguir utilizando la palabra inglesa ya que no existe un término que la traduzca adecuadamente a nuestro idioma.

El coach (entrenador) es la persona que te ayuda a encontrar tu camino, a eliminar los posibles obstáculos que te impiden llegar y a sacar mayor partido a tus capacidades.

La ICF (International Coach Federation) propone la definición siguiente:

“El coaching es un proceso continuo de paternariado que permite al cliente obtener resultados satisfactorios en su vida personal y profesional. A través del coaching, el cliente profundiza en sus conocimientos, mejora su rendimiento y revaloriza su calidad de vida”.

Timothy Gallwey, uno de los teóricos de esta disciplina para  deportistas, señaló que “el coaching consiste en descubrir el potencial de una persona para maximizar su rendimiento. Es más ayudarle a aprender que enseñarle”.

“El coaching consiste en ayudar a alguien a pensar por sí mismo, a encontrar sus respuestas, a descubrir dentro de si su potencial, su camino al “éxito”… sea en los negocios, en las relaciones personales, en el arte, el deporte, el trabajo,…”

John Withmore

El mayor beneficio de un proceso de coaching es que descubres tu camino al éxito. Durante el proceso de coaching hay dos etapas que ser irán enhebrando en cada sesión:

-          Por un lado, irás descubriendo qué quieres obtener y te irás liberando de todo aquello que no es importante en tu vida.

-          Por otro lado, darás los pasos necesarios, acompañad@ de tu coach para realizar los cambios necesarios hasta que logres en tu día a día tener esa vida que has diseñado a tu medida.

El proceso de coaching no sólo trazará un camino a seguir sino que es un compromiso para hacerlo realidad. Este es el mayor beneficio del proceso ¡PASAR A LA ACCIÓN! Porque decidir qué quiero hacer con mi vida es relativamente fácil si lo comparamos con transformar mis actos para que mis pensamientos también cambien. Como ejemplo diremos, que no seré artista porque piense en obras maravillosas. Tendré que darle forma a dichas ideas y expresarlas en un papel, en un cuadro o en una obra de teatro si quiero sentirme realmente un artista.

El mayor beneficio, por tanto, serán tus logros como consecuencia de haberte conocido en profundidad, y haber mejorado tus actitudes y habilidades.

El coaching no te compaña con otros ni te obliga a imitar modelos ajenos. El coaching  sacará lo mejor de ti mismo porque tú marcas el punto de salida, tú decides cuáles son los pasos que estás dispuesto a dar y tú construyes el sitio de llegada. Yo como coach te acompañaré en ese camino trabajando siempre en el PRESENTE. ¿De qué otro modo podemos contemplar nuestra vida? Por tanto, el coaching, te aferra al único espacio-temporal posible: el aquí y ahora. Ya que el mañana no puede existir sin los ladrillos sólidos y fuertes de cada uno de tus días.

El origen de la palabra más defendido por los diferentes manuales del Coaching es su procedencia de “coche” en el sentido de tirar y guiar. La etimología de la palabra se ubica en la ciudad húngara de Kocs en el siglo XV, donde los viajeros utilizaban el término “kocsi szekér” o “carruaje de kocs”, para nombrar un tipo de carruaje que se popularizó  en la región, al incorporar un nuevo sistema de suspensión más cómodo para los viajeros que hacían el trayecto entre Viena y Budapest. Así, el término pasó al alemán como “kutsche”, al italiano como “cocchio”, al inglés como “coach” y al español como “coche” (Ortiz de Zárate, 2010:59).

Otros hablan del término con esta acepción cuando pasa a Inglaterra y se utiliza  originariamente para nombrar el carruaje (Dilts, 2004). A partir de 1850 lo encontramos también en las universidades inglesas (Wilson, 2004: 36) para designar a la figura del tutor o entrenador de corte académico que ayudaba a sus alumnos a preparar los exámenes (Zeus y Skiffington, 2004:8). Posteriormente se hablaría de coach deportivo. Y es ahí donde algunos autores sitúan el origen del término “Coaching”, como procedente del verbo inglés to coach, “entrenar”.  John Withmore considera que el Coaching tienen su origen en los “coaches” de tenis y “monitores o coaches de esquí” (Withmore, 2010:19).

En 1960, el término Coaching también se emplea para distinguir programas educativos. Y no será hasta 1980 cuando se hable de Coaching como una profesión con formación y credenciales específicas. Es aquí cuando surge el concepto de Coaching Ejecutivo como una nueva y poderosa disciplina, un método que consiste en dirigir, instruir y entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir alguna meta o de desarrollar habilidades específicas. En la actualidad, grandes organizaciones e instituciones educativas como Harvard School of Bussiness, reconocen las importantes aportaciones del Coaching al desarrollo del liderazgo en todo el mundo (Zeus y Skiffington, 2004:9).

Bien proceda del término “coche” o “entrenador deportivo”, la traducción del término al español puede crear confusión con otras realidades aludidas por éstos. Tanto la palabra “entrenamiento” como sus derivados – coach (entrenador) y coachee (entrenado)- nos llevan a optar por el término anglosajón. Una opción que se ha elegido entre la comunidad de profesionales hispanohablantes.

A continuación, recogemos varias definiciones del coaching por parte de figuras pioneras en la práctica de esta disciplina:

•Timothy Gallwey: «Es más ayudarle a aprender que enseñarle».

•John Whitmore: «La persona toma conciencia de los hechos no a través del coach sino de sí misma, estimulada por aquel. Por supuesto el objetivo de mejorar el desempeño es fundamental, pero de lo que se trata es de averiguar la mejor manera de conseguirlo».

•Thomas Leonard: «Un coach personal es tu socio en el logro de objetivos personales. Tu entrenador en herramientas comunicacionales y de vida, que te acompaña en la generación de cambios. Sostén incondicional de éxitos y errores. Guía en desarrollo personal. Co-diseñador en la creación de nuevos proyectos. Aliento en tiempos tormentosos. Es quien te despierta cuando estás dispuesto a escuchar tu propia alarma».